Contrarrestemos

Publicado por Sol Roig en

El caos se define como desorden o confusión absolutos.

Algo de caótico tiene todo lo que ha provocado la irrupción del Covid 19 en nuestro mundo. Esa sensación de una velocidad vertiginosa y de incerteza agobiante.

Y esta sensación se ha trasladado a nuestras vidas personales y profesionales, sin anestésicos, sin avisos, sin predicción ni provisión.

En este encuentro digital organizado por GCT Plus, he podido escuchar como algunas empresas han reaccionado, han aprendido, han analizado sus propias realidades, sus debilidades y han generado fortalezas, no sólo a nivel productivo sino también humano.

La tecnología ha facilitado el teletrabajo, las videoconferencias y  han marcado el dia a dia de muchas agendas, en clave local, nacional e internacional. Se ha visto su utilidad y viene para quedarse.

La flexibilidad en las normativas ha favorecido la celeridad en procesos a veces impensables, ha constatado la necesidad de que se vuelva a invertir en industria propia, para no tener una continua dependencia de China, de la importancia de dar valor a la industria alimentaria y a la seguridad alimentaria  y no menos importante a saber liderar con los equipos de trabajo sean personas con capacidad adaptativa como aquéllas que han quedado en shock.

Mauro Prodi, CEO de Alma, uno de los ponentes, decía que hace falta que tengamos agilidad y cohesión social.

Refería en un contexto más de macroeconomía el papel que tendrá Europa a partir de la ruptura de las relaciones comerciales entre China y Estados Unidos y de cómo a pesar de las divisiones  se conseguirá un posicionamiento común frente a la visión de Trump, más allá de criterios estrictamente económicos.

Me gustaría pensar que encontraremos el equilibrio tan necesario entre la tecnología y esa sensibilidad tan humana que nos hace vulnerables pero también eficaces, entre la seguridad tan necesaria que nos obliga a hacer del plástico y desinfectantes nuestros aliados pero perjudicando de nuevo aquello que intentamos proteger incansablemente, el planeta.

El equilibrio, se define como el estado de inmovilidad de un cuerpo sometido a dos o más fuerzas de la misma intensidad que actúan en sentido opuesto, por lo que se contrarrestan o anulan.

Pues eso, contrarrestemos.

Categorías: Actualidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *