¿VIAJAR SERÁ COMO ANTES?

Publicado por Sol Roig en

Confieso que escuchar a Alicia Estrada, Directora de Marketing e Innovación en GEBTA, ha sido constatar de nuevo lo que ha supuesto trabajar durante esta pandemia sin hojas de ruta, a veces a tientas, improvisando o creando desde el conocimiento y la experiencia.

Con aciertos y errores, como no puede ser de otra manera cuando actúas. Sin ella, sin la actuación, no hay error, pero la pasividad o la aceptación hasta nueva orden me parece terrible. Porque si algo nos ha enseñado este virus y sus efectos es que actuar con celeridad era la única respuesta. Además, en el sector de viajes, la ausencia de normativas, la existencia de éstas pero ambiguas y la no coincidencia con la de otros países, ha sido un auténtico reto.

Si añadimos la sobreinformación con la que vivimos, a menudo poco fiable, el escenario de desconfianza e inseguridad está servido. Aún así, contrarrestar estas sensaciones sólo puede hacerse informando adecuadamente y de manera solvente.

El cierre de los espacios aéreos no ha significado que los viajes de negocio en este contexto no se hayan producido: lo han hecho y se seguirán produciendo, pero de otra manera, con una mayor planificación seguro por los protocolos y documentaciones que se requerirán en el futuro.

¿Cuál ha sido el criterio que ha permitido que las empresas pudieran seguir haciendo sus viajes? Pues sencillamente que éste se considerase un viaje esencial. Sí, difícil por la flexibilidad de la palabra, pero Alicia pudo establecer cinco grupos, llamados esenciales, en la primera fase de la pandemia: el sector sanitario y farmacéutico; grupos de trabajo en sectores críticos, como tecnología, suministros eléctricos, gas; cadenas de suministro; transportes; y protección y seguridad.

En una segunda fase, se considera esencial cualquier sector que esté justificado que deba moverse, como ejemplo, el tener que certificar una obra, cualquier documentación legal que precise una firma in situ, poner en marcha una institución o el desplazamiento de personal necesario para un trabajo.

Más allá de todos los detalles de documentaciones que se precisarán, de cada situación concreta y de cada país, la conclusión es que la forma de viajar cambiará a nivel de protocolos de seguridad con el objetivo de conseguir mayores garantías.

En seguridad y en prevención, la política de viajes sale reforzada sin ninguna duda.

Marcel Forns, director general de GEBTA indicaba que la pandemia ha provocado acelerar procesos que ya se habían detectado y que se reforzarán también.

Las empresas seguro tendrán una mayor exigencia y planificación que les obligará a revisar sus políticas de viaje, que la política de seguridad se especifique por escrito, a determinar si los seguros contratados son los más adecuados, a cuestionarse si se está en manos de los mejores proveedores o si es necesario introducir cambios para mejorar.

Este caos, permitirá reordenar muchas cosas… Estas son algunas de las declaraciones más destacadas:

“Estamos frente a una realidad cambiante que nos obliga a trabajar el día”

“Viajar ya nunca será como antes”

Alicia Estrada

“El riesgo 0 no existe pero sí los marcos razonables “

“Han cambiado las formas de viajar, pero el fondo es el mismo”

Marcel Forns

Categorías: Sin categoría

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *